lunes, 27 de enero de 2014

El nombre no garantiza el éxito

Los expertos en marketing se devanan los sesos pensando en nombres que, aplicados a ciertos productos, se conviertan en éxitos de ventas. Pero a veces, esos nombres causan el efecto contrario, y la telefonía móvil está llena de ellos. Vamos a repasar los más sonados.

Estrenos esperados por sus fabricantes como agua de mayo y que se van al traste por la elección de su nombre. Algo tan insustancial pero que, sin las consabidas precauciones, puede convertir una maravilla en un completo desastre de ventas.

Eso le ocurrió a Nokia con el lanzamiento de su gama de Smartphones Lumia sin que nadie, con ciertas miras, advirtiera a sus responsables de marketing que dicha palabra en nuestro idioma significa, literalmente, prostituta.



Claro que a HTC también se le ocurrió que qué mejor cosa que bautizar algunos de sus terminales con motivos musicales.Y dicho y hecho, así salieron al mercado el HTC Salsa, y sin lugar a dudas un modelo que haría las delicias de los seguidores de Gabinete Caligari y de tan popular baile, como es el HTC ChaCha. 



Una de las situaciones más absurdas perpetradas por una empresa es la que realizó Vonino, que un buen día decidió lanzar en nuestro mercado una Tablet llamada Orin. Nadie pone en duda la calidad y características del dispositivo en sí, lo que realmente llama la atención es que ninguna mente con cierta anticipación a los acontecimientos recomendara usar otro nombre o manera de llamarlo. Por lo que puedan decir de la Tablet.



Fuente: Movilonia.com

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada