miércoles, 12 de marzo de 2014

Motivos por los que asegurar tu nuevo Smartphone

Sí. Ahí lo tienes, en tus manos Tu nuevo Smartphone. Una maravilla. Con los últimos avances, cámara de unos cuantos megapíxeles y, lo mejor de todo, una pantalla que casi te da para acicalarte si vas con retraso al trabajo. "¿Y por qué no un seguro?", te aconseja alguien. ¿Una tontería? Argumentos, haberlos, haylos.

Más que nada porque te has gastado una pasta gansa, tratándose de un capricho, y porque las inversiones, a ser posible, hay que asegurarlas. Y más tratándose de un dispositivo de esas características.

Claro que, seguramente, y antes de dar el paso, habrás escuchado opiniones para todos los gustos: que si es tirar el dinero -al fin y al cabo, por la misma regla de tres, así pasa con todos los seguros, y se pagan-, que si el precio de la póliza es desproporcionado con respecto al valor del Smartphone -aunque, ahora, hay modelos que sobrepasan con creces los 600 euros- o, especialmente, para qué extender una garantía cuando el valor del dispositivo decrece con el paso del tiempo y su uso. Opiniones respetables todas, porque todas tienen su parte de razón.

Ahora ponte en la otra parte, en la de la persona que acaba de realizar un enorme desembolso por un capricho, o más aún, porque necesita de verdad ese dispositivo móvil para su trabajo diario -BYOD es una tendencia al alza en las empresas-, y vuelve a revisar los argumentos que acabamos de esgrimir. Vale, te lo piensas. Y ahora, los que vienen a continuación:

- Una caída accidental en una fuente, en el plato de ducha, en el inodoro -sí, ¿a que conoces algún caso del que se lo lleva hasta para... eso?-.

- Lo dejas cargando, se va la luz, y al volver, la sobretensión se lo lleva por delante.

- Playa o piscina en verano. Al sol, para coger ese bronceado que tantas ganas tienes de lucir. Y el Smartphone, a tu vera, cogiendo el mismo color que tú. La diferencia es que el dispositivo, con mucho sol, dice ahí te quedas y no vuelves a saber nada de él.

Y tantas y tantas cosas. Y te lo piensas. Pues eso, que haces bien, por lo que pueda pasar.

1 comentarios:

Publicar un comentario