lunes, 12 de agosto de 2013

El móvil, de un tiempo a esta parte

Los tenemos en las manos, los vemos, y ya ni siquiera recordamos que no hace muchos años eran auténticos ladrillos que teníamos que transportar en un bolso o mochila. La telefonía móvil ha evolucionado a marchas forzadas en los últimos años. Tanto, que nadie se atreve a pronosticar cómo serán los móviles de la próxima década... Pero sí podemos recordar cómo eran hace no demasiados años...

Una de las grandes curiosidades de los inicios de la telefonía móvil es que no existía un estándar de comunicaciones, sino que cada compañía hacía la guerra por su cuenta. Sin ir más lejos, en Suecia se desarrolló un sistema de comunicación, el Mobile Telephone System, que pesaba la nada despreciable cifra de ¡40 kilos! y que podía integrarse en el vehículo particular. Comenzó a utilizarse en 1956 y hasta su último año de uso, en 1967, un total de 125 usuarios disfrutaron de sus excelencias.


Hubo que esperar a la década de los 70 para asistir al desarrollo del primer terminal móvil del mercado, de aspecto similar al de los actuales teléfonos inalámbricos, y cuyo modelo primigenio, el DynaTAC 8000X, costaba alrededor de 3.995 dólares (en la actualidad, cerca de 6.000 euros). Es decir, al alcance de muy pocos usuarios. Y una pega: su batería no pasaba de los 60 minutos. Nokia solucionó este y otros detalles con el lanzamiento de su Mobira Talkman en 1984, que podía utilizarse durante varias horas.

La carrera no había hecho más que empezar. Y una marca de referencia en el mundo de las comunicaciones como Motorola lanzó al mercado en 1989 su MicroTac, el primer móvil con diseño de tapa, pequeño y ligero. Después vendría un modelo específico para coches -el Motorola 2900, entre otros, y un modelo para todo tipo de usuarios, que abrió el camino a la popularización de la telefonía móvil: el StarTac, ya en 1996.

Nokia, que no quería verse adelantada en esta carrera, lanzó al año siguiente su 9000i, con pantalla panorámica y teclado QWERTY, que podía recibir y enviar faxes y mails, y que incluso ofrecía conexión a Internet a través de mensajes SMS. Su 8810 abrió el mercado a un nuevo concepto de telefonía, la de los terminales con antena integrada, aunque también tuvo tiempo para desarrollar otros modelos como el 7110, con Internet móvil y conexión WAP, y que seguramente muchos de vosotros recordaréis por ser el teléfono utilizado para que los protagonistas de Matrix.

En fin, hubo que esperar al nuevo siglo, particularmente al año 2002, para que la compañía RIM desarrollara un terminal que terminaría haciendo historia: la BlackBerry 5810. Cinco años después, Apple revolucionaría por completo el mundo de la telefonía con su iPhone, al que siguieron modelos de distintos fabricantes funcionando bajo un sistema operativo que hoy todos conocemos por Android.

¿El futuro? El presente no ha hecho más que comenzar...
   
Fuente: muymovil.com

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada