miércoles, 10 de abril de 2013

Los mitos de la telefonía móvil, a debate

Hace cosa de una semana celebrábamos los cuarenta años de la telefonía móvil. Un aparato que, querámoslo o no, ha cambiado nuestras vidas. Pero también nuestra manera de ser, nuestro comportamiento. Y hasta nos ha creado cierta dependencia cuando no ha provocado determinadas manías que, compartidas por muchos más como nosotros, nos hacen pensar si son reales o no. A continuación analizamos algunas de las más curiosas o señaladas.

Desde que el uso del móvil se generalizó y quien más quien menos comenzó a usarlo para su beneficio, ha surgido un compendio de manías cuyo origen muchos atribuyen al dispositivo de marras. Si gloriosa fue la que relacionaba una posible esterilidad con el hecho de que los hombres llevaran el móvil en el bolsillo junto a los testículos –cosa de la radiación, ya se sabe-, las que a continuación detallamos tampoco tienen desperdicio. Y que de manías está el mundo hecho… ¿O no?

• El insomnio. Algunos médicos aducen que el teléfono móvil puede ser causante de insomnio en ciertas personas. ¿Cómo se sabe eso? Si eres de los que antes de acostarte o al levantarte estás mirando el móvil –que no ha dejado de sonar en todo el santo día-, posiblemente entres en ese cuadro de diagnóstico. ¿Solución de la medicina? No tener el teléfono en el dormitorio, ni siquiera como despertador, así como ningún otro aparato electrónico.

• El móvil como causante de estrés. O bien la mal llamada dependencia del móvil, especialmente entre los jóvenes, que les provoca ansiedad y aislamiento –y en algunos casos de forma grave- al saber que su dispositivo está sin cobertura. Según un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), los teléfonos móviles son una de las principales causas de estrés entre los jóvenes.

• ¿El móvil causa cáncer? Algunos científicos, sin evidencias ciertas en las que apoyarse, creen que las ondas que transmiten los teléfonos móviles pueden llegar a causar tumores cerebrales, lo que les lleva a recomendar un uso moderado de estos dispositivo. Por si las moscas, en 2006 un estudio británico certificó que no existen relación alguna entre una cosa y otra.

• El móvil como causante de la gripe. ¿Y cómo se come esto? Muy sencillo: es un foco de bacterias y virus. Por eso se recomienda limpiarlo con frecuencia ya que pueden convertirse en máximos emisores de enfermedades. Y mucho menos que los usen personas enfermas o con riesgo de contagio.

• ¿Las hemorroides? Por culpa del móvil. Y no es coña: los que usan el móvil hasta para ir al baño –pipí o popó, lo mismo da que da lo mismo-, al alargar el tiempo que están sentados en el WC, son más propensos a sufrir hemorroides. Así de claro.






0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada