jueves, 17 de mayo de 2012

Cosas que le pueden pasar a cualquiera

A veces decimos que las cosas pasan porque tienen que pasar. Efectivamente, faltaría más. Pero en ocasiones (no vemos muertos, que conste) hace falta un poquito de ayuda, aunque sea mínima, para que las cosas ocurran. Y ocurren. ¿Queréis ver algunas de ellas?


Simplemente por diversión, olvido o descuido, las cosas pasan. La caída de un portátil al suelo, de un iPhone, del nuevo y flamante iPad, esa puerta de la nevera con la que nos estampamos sin saber que estaba abierta... A veces para bien, a veces para mal, existen momentos inolvidables que, después de haber tenido lugar, nos hacen repetir esa famosa frase de "¿y si lo hubiera tenido asegurado?". Veamos algunos ejemplos:

· Presentadora de televisión harta/desesperada con su portátil que, en un momento de descuido, o cuando la cámara no la enfoca, se deshace de su molesto "compinche" de trabajo y de muy malas maneras. ¿Quién paga el destrozo?

· Experimentos caseros de incierto resultado, a sabiendas de que puede salir mal, pero que se intentan y se inmortalizan para que el mundo entero los contemple para su goce y solaz.

· Imperiosa curiosidad de saber de qué están hechos algunos dispositivos electrónicos, como un iPod.

En definitiva, situaciones que ponen de punta los pelos a cualquiera. Para todo lo demás, TeLoGarantizo.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada