lunes, 7 de enero de 2013

El Rincón de Argimiro: dos años de póliza para tabletas

Para  no daros mucho la vara, lo resumiré en breves datos: pólizas de dos años de garantía y con un coste de 59 euros. Durante dos años de vida del dispositivo. ¡Ahí es nada! ¡Y con buenas coberturas! ¿Queréis saber más? Pues a leerme se ha dicho…

Sí. Mis amigos de Te Lo Garantizo son claros. Desde el principio. Llámales y lo podrás comprobar. O si no, descárgate la póliza y compruébalo por ti mismo. Las cosas, claras. Lo que cubre y lo que no sin medias tintas ni costes ocultos. Porque, como dicen ellos, es mejor que sepas lo que contratas a que llegue Santa Bárbara después de tronar (¡y lo que me gusta esta frase!) y te encuentres con que nada de lo firmado es lo que te contaron antes de hacerlo.

Porque tanto iPad como el resto de tabletas del mercado son iguales para Te Lo Garantizo. Por eso, ¿para qué diferenciar  una de las otras? La misma póliza, idénticas coberturas y un precio desde luego más que atractivo. Esa es la razón por la que se ha diseñado, para cubrir los daños accidentales que puedan ocurrir durante dos años de vida del dispositivo.


Así que, ¿qué es lo que no cubre? Como ya os he dicho que son muy pero que muy claros, desde el comienzo ya os informarán de que no se cubren cosas como:

• Cualquier tipo de avería interna.

• Equipos cuyo número de serie no figure en el certificado de la póliza.

• Daños derivados de una instalación incorrecta o no legal, o llevada a cabo en lugares no aptos para el buen funcionamiento del bien garantizado.

• Daños causados por la manipulación de los equipos, componentes y periféricos por personas no autorizadas por el fabricante.

• Los daños que estén cubiertos por la propia garantía del fabricante (pantallas, etc.).

• Los daños de carácter estético como arañazos y rasguños que no afecten al normal funcionamiento del cacharro en cuestión.

• Reclamaciones por pérdida de utilidad del aparato por falta de piezas de repuesto, o basadas en la disminución de la capacidad, potencia o calidad inicial.

Y alguna más, Arf, arf, que me quedo sin resuello…

Por eso, es una póliza que cubre los costes originados por la mano de obra, el transporte y las piezas sustituidas para la reparación de averías producidas a consecuencia de:

• Caídas. Eso sí, no me hagáis como estas alhajas, que ya nos conocemos todos…

• Golpes. Pues lo mismo de lo mismo. Que hay cada cosa  suelta por ahí… Si es que el señor pone estas cosas en manos de quien no sabe apreciarlas. En fin…

• Sobretensiones. Pues eso. Y tal y como está la luz, id a saber…

• Derrame de líquidos. El vino, la coca cola, el agua… ¿Acaso no sabéis que no es bueno coger la tableta mientras se come/cena o se tiene un vaso de contenido líquido entre las manos?

• Temperaturas extremas, y más con los veranos que estamos pasando en los últimos años. Que aquí, cualquiera de estos, vamos a asarnos vivos. Y los cacharros, ya ni os cuento.

Pues eso, un consejo de vuestro amigo Argimiro, el Garantizador. No lo dejéis caer en saco roto. Por lo que pueda pasar.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada