lunes, 17 de diciembre de 2012

El rincón de Argimiro: cosas sobre el robo y el hurto

Hoy vamos con una de esas clases didácticas que tanto me gusta. De cuando en la escuela nos decían que había que ser listos para enfrentarse a la vida con todas sus consecuencias. Y viene esto a colación de una pregunta que os hacéis muy a menudo cuando nos llamáis preguntando por nuestras pólizas. ¿Cubrimos el robo? No. ¿Y por qué? Porque hay que diferenciar muy bien qué es el robo, y qué es el hurto. Y allá voy.


Como siempre, es bueno acudir al diccionario de la RAE, que para estas cosas siempre nos saca de dudas. Así, robo es “delito que se comete apoderándose con ánimo de lucro de una cosa mueble ajena, empleándose violencia o intimidación sobre las personas, o fuerza en las cosas”. Mientras, el hurto consiste en “tomar con ánimo de lucro cosas muebles ajenas contra la voluntad de su dueño, sin que concurran las circunstancias que caracterizan el delito del robo”. O lo que es lo mismo, en la primera acción existe violencia de por medio y en la segunda, no. Es más, con las estadísticas en la mano, el 98% de los sucesos que ocurren de esta naturaleza son hurtos, y el 2% restante, robo.

Dicho lo cual, la diferencia está clara: en el robo existe violencia (que te den una somanta de palos de no te menees o que te saquen una pistola, o un cuchillo) y en el hurto, no (los amigos de lo ajeno se las ingenian que da gusto para darte el sablazo, vamos, que te roben el cacharro, sin que te des cuenta. Lo que suele ocurrir en las terrazas de los bares y restaurantes, o cuando dejas el cacharro en un sitio y luego, al regresar, se ha “ido” con otro dueño).


Y ahora, la pregunta del millón: ¿cubren mis amigos de Te Lo Garantizo hurto y robo en lo que se refiere a Smartphones? No. ¿Por qué razón? Primero porque el robo es una situación que se produce muy raramente o no de manera muy frecuente (no todos los días nos sacan una pistola o un cuchillo para atracarnos…), y la segunda porque, en la mayoría de los casos, el robo o el hurto están cubiertos por la póliza de hogar que tengamos contratada (revisadla, si la tenéis, y comprobad hasta qué cantidad os cubre en caso de que os ocurra alguna de las dos situaciones mencionadas). Por eso, desconfiad de quien os ofrezca cobertura contra robo o hurto para Smartphone, ya sea un Samsung Galaxy, un iPhone, un HTC o una Blackberry, por citar algunos modelos. Por vuestro bien.


Y entonces, ¿qué cubre la póliza de mis amigos de Te Lo Garantizo? Cubre lo que tiene que cubrir una póliza de Smartphone: es decir, los daños que pueda sufrir el cacharro en cuestión: caídas, sobretensiones, la cola cola o la cerveza que se derrama sobre el aparato, etc. Los riesgos reales, y nunca los ficticios. Que, en definitiva, es para lo que se contrata una póliza. Vamos, digo yo. Por eso, como muestra, os dejo un ejemplo de póliza, en la que encontraréis por escrito todo lo que cubre y no, sin medias tintas ni engaños.
Para todo lo demás, como siempre, vuestro amigo Argimiro, el Garantizador.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada